Home Random Page


CATEGORIES:

BiologyChemistryConstructionCultureEcologyEconomyElectronicsFinanceGeographyHistoryInformaticsLawMathematicsMechanicsMedicineOtherPedagogyPhilosophyPhysicsPolicyPsychologySociologySportTourism






Conciliando la tradición

GEMOASTROLOGÍA


 


TITO MACIÁ


G EMOASTROLOG ÍA

PROPIEDADES ASTROLÓGICAS

DE LAS GEMAS


INIDIGO

Zamora 91-95, 6°, la
08018 Barcelona

Www.edicionesindigo.com


· 2001 Tito Macla

· 2002 Ediciones y distribuciones Vedria. S.L. Primera edición: Enero 2002

ISBN: 84-89768-62-5 Depósito legal: B-21-2002

Fotocomposición: Text-Gráfic Ausiás Marc. 16 - 08010 Barcelona

Impresión: A & M Gráfics

Ctra. N-II. Km 14,9 - Polígono Industrial La Florida

Recinto Arpesa. nave 28 - 08130 Sta. Perpétua de la Mogoda (Barcelona)

Encuadernación: Encuadernaciones Roma

Feixa Llama.. 70 - 08907 Hospitalet de Llobregat (Barcelona)


Agradecimientos

A lo de arriba, que no sé exactamente lo que es. A la tarika naosband, que a través de Miguel Moreno, puso en mis manos una copia del códice original de Alfonso X el Sabio. A José Luis Méndez que se ocupó en un principio de copiar gravados del códice original. A Enriqueta Pinaglia Liébana que colaboró en las primeras experiencias. A Sinesio Ródenas que me consi­guió una excelente traducción de José Luis Amorós. A Miran­da, el más escéptico de mis amigos, con quien realicé mis me­jores experimentos. A José Manuel Saiz que me ayudó a listar y ordenar las estrellas. A Ineta Torregrosa que ha supervisado, cuando no creado, la información gemológica de este trabajo. A todos mis amigos y conocidos que se prestaron a la experi­mentación, en especial a Charo Gomis, a la que debo disculpas por el resultado del experimento. A mis alumnos/as, que han seguido con la utilización de las gemas, y a mi familia que ha soportado con paciencia el tiempo que les ha robado este trabajo.


 


Introducción

Siempre he sentido una extraña atracción por todo aquello que tiene un contenido de luz, quizás porque he nacido en uno de los lugares más luminosos del Mediterráneo, donde el cielo desprende una luz azulada, casi blanca, siempre limpio; pe­ro también me he quedado encantado ante un pequeño candil encendido.

En mi fantasía infantil, creía que los pequeños y brillantes granos dorados de arena de la playa eran minúsculas partículas de oro, luego me enteré que esa arena, calentándola, se podía transformar en vidrio.

Desde muy joven me he sentido atraído por las estrellas, los minerales, las plantas, los animales y especialmente por las per­sonas. A lo largo de mi vida, invariablemente he querido sa­ber qué es toda esa maravilla que, en este corto espacio de tiempo que es la vida, me rodea.

Empecé recogiendo pequeños cristales de jacinto y acabé queriendo conocer todos los cristales. Aprendí de mi abuela a reconocer y recoger plantas medicinales y quise conocerlas a todas, e igualmente, con los árboles, las flores, las estrellas, los animales y las personas.



Las noches limpias de mi tierra me acercaron las estrellas; la plaza central de mi ciudad llevaba el nombre de Plaza de los


Luceros —pero a causa de la normalición lingüística, ahora se denomina Pina dels estels. Espero que un día vuelva a deno­minarse de igual manera y no se confunda a los luceros con las estrellas. Para ver el cielo en este lugar de clima espléndido, bastaba con tumbarse a la orilla del mar —entonces no había tanta contaminación luminosa como hoy día— casi se podía alzar la mano y tocar las estrellas. También quise conocerlas, saber su nombre. Entonces descubrí que tras cada grupo de es­trellas se ocultaba una bella historia, así que quise conocer esos mitos. No es de extrañar que acabara siendo astrólogo.

Mis experiencias astrológicas sobre las gemas se iniciaron en el año 1977. Por ese tiempo conocía y practicaba astrología natalicia y predictiva. Aunque el número de aciertos en mis pre­dicciones no era asombroso, para mí sí lo era, pues tenía ejem­plos suficientes para percibir el fenómeno astrológico, sentía que la astrología tenía visos de credibilidad y que merecía res­peto. Es más, durante algún tiempo me invadió el pensamiento determinista.

En ese año cayó en mis manos el libro De las virtudes y propiedades maravillosas de las piedras preciosas, escrito por el boticario de Paracuellos, Gaspar de Morales en 1598, tradu­cido por J. Carlos Ruiz y editado en la Biblioteca de Visiona­rios Heterodoxos y Marginados por la Editora Nacional. Al abrir las primeras páginas, como jugueteando con el libro, apareció un listado de gemas, en el último renglón se podía leer: Ametistus (amatista ) Marte y Júpiter. Estrella fija con Escorpio a 3 gra­dos de Sagitario. Existen cinco especies, puesto en el ombligo prohibe los vapores del vino, quitan la embriaguez al hombre, libran de la contrariedad, quita los malos pensamientos.

En ese tiempo, conocía otros libros sobre las piedras precio­sas que decían que esta gema aporta sobriedad y que reprime la


embriaguez, pero en mi mente se cruzaron muchas cosas: por un lado la relación de cada estrella con una gema, por otro, la relación entre energías planetarias y gemas y por último, un viejo recuerdo del día de mi confirmación, cuando besé el anillo de amatista del obispo.

Unos años después se editaron dos versiones del lapidario de Alfonso X el Sabio; el primero fue un libro de bolsillo de Editorial Castalia y el segundo, más completo lo editó Gredos. En el lapidario se relacionan cada uno de los 360 grados del zodíaco con una estrella y una gema. En este libro quedaba aún más clara la relación de las gemas con las estrellas, pero había una dificultad, los grados en los que se ubicaban esas estrellas no son los mismos que en la actualidad y no estaban editados los dibujos originales de las estrellas.

Pocos años mas tarde, cuando andaba' buscando una luz in­terior, encontré una caravana en el desierto urbano y durante un tiempo me uní en su andar; de ahí aprendí el concepto tradición y otras enseñanzas de los Naosband. Por casualidad el sheij del grupo tenía una reproducción del lapidario del siglo pasado y generosamente me la cedió para estudiarlo.

Con el original en mis manos, la ayuda de un buen par de amigos (uno copiando constelaciones y extrayendo el diseño, otro con un buen programa de astronomía y varios años de trabajo) logramos recomponer casi la mitad de las estrellas y las gemas.

En el año 1984, durante las Primeras Jornadas Astrológicas de Madrid, presenté el trabajo de recuperación y algunas expe­riencias realizadas. En los dos años siguientes, continué desa­rrollando el trabajo y los presenté en los congresos de Castellón y de Barcelona.

Este libro es como una deuda que tengo con quienes han soñado alguna vez con tener el poder de aliviar el dolor y la


desgracia ajena. Soy absolutamente consciente de la falta de rigor científico pero hay cosas que la ciencia no ha descubierto aún. Algo debe quedar para los descubridores de la Nueva Era.

La astrología puede ser un atentado para la razón común, como la gemoastrología puede ser un atentado para la razón de un astrólogo, especialmente si es determinista; a pesar de ello han pasado veinte años y son muchos los astrólogos que utili­zan las gemas para ayudar a sus clientes y para ayudarse a sí mismos. La aplicación de gemas es todo un arte ligado a la astrología.


PRIMERA PARTE


 


LAS GEMAS EN LA TRADICIÓN

La tradición no es sólo la comunicación o transmisión de costumbres hechas de padres a hijos, sino que representa todo el conocimiento acumulado por la humanidad a lo largo de milenios.

La tradición concilia los dos tipos de culturas conocidos, la occidental y la oriental, la tecnológica y la naturalista. Estas dos culturas son casi antagónicas; la cultura occidental es racional, analítica, especulativa y oficial; mientras que la cultura oriental es sensitiva, intuitiva, empírica y emocional.

En la cultura occidental se ha alcanzado un alto grado de conocimiento sobre la materia y las energías elementales. A ni­vel humano se ha desarrollado una información muy precisa sobre el organismo: anatomía, fisiología, embriología, etc., pero referente a lo más sutil, lo menos material, como el alma, la armonía, la felicidad, la plenitud y la alegría de vivir, existen grandes lagunas y fuertes contradicciones. Por otro lado, en la cultura oriental es increíblemente cuantioso el conocimiento sobre la naturaleza sutil del ser humano, pero tiene grandes la­gunas y contradicciones en el ámbito material.

La tradición a la que me refiero es un intento de conciliación de ambas culturas. Este intento tuvo su mejor exponente en el siglo XIII durante el reinado de Alfonso X el Sabio.


A lo largo del siglo XIII, el godo ya es un hombre adulto y quiere despegarse de su madre Roma. El arte gótico ya está preparado para sustituir al románico. Las nuevas construccio­nes son todo un juego de luz con amplias y alargadas vidrieras, con rosetones inmensos de luz. Es entonces cuando se crea la Escuela de Traductores de Toledo que reunía sin distinción de raza o credo, a científicos y sabios, y donde ambas culturas eran merecedoras de un mismo respeto y atención similar. Lástima que las oscuras fuerzas de los dogmatismos religiosos oculta­ran durante siglos esta forma de cultura conciliadora.

Conciliando la tradición

Tratando de continuar con esa experiencia unificadora, in­tentaré completar el conocimiento integral sobre las piedras pre­ciosas y semipreciosas, sus formas, composiciones y propieda­des especiales.

En occidente las gemas son conocidas por su composición, su estructura geométrica, su peso y medida, su luminosidad, etc.; mientras que en oriente son conocidas por sus propiedades especiales y por su influencia sobre los seres humanos.

No existe una contradicción gemológica entre ambas culturas, Una esmeralda sigue siendo una esmeralda en oriente y occiden­te, la diferencia está en que para los orientales, al margen de su valor material y cuantitativo, la esmeralda tiene un valor cualita­tivo y psicológico, traducido en esperanzas de bienestar.


Date: 2015-12-24; view: 815


<== previous page | next page ==>
Zkoumané škály sociálního statusu a jejich hodnoty | Las gemas en oriente
doclecture.net - lectures - 2014-2021 year. Copyright infringement or personal data (0.003 sec.)