Home Random Page


CATEGORIES:

BiologyChemistryConstructionCultureEcologyEconomyElectronicsFinanceGeographyHistoryInformaticsLawMathematicsMechanicsMedicineOtherPedagogyPhilosophyPhysicsPolicyPsychologySociologySportTourism






Problemas y caminos de la revolución Uruguaya

Este gobierno se ha encargado, justamente, de exhibir en profundidad la crisis estructural de la sociedad uruguaya, pero también la incapacidad — de naturaleza histórico-social — de los partidos tradicionales para encarar los problemas cardinales del país. Es evidente que sólo una transformación que concluya con el dominio de las viejas clases sociales y lleve al pueblo al poder, permitirá destruir las caducas relaciones de producción y desenvolver ampliamente las fuerzas productivas. Sólo un gobierno democrático-nacional será capaz de llevar a cabo las transformaciones radicales que se necesitan. Sus objetivos consistirán en la liberación económica y política de nuestra patria del yugo imperialista norteamericano, asegurando de este modo firme base a una política exterior favorable a la paz, a la independencia de los pueblos y a relaciones soberanas con todos los países. Se liquidará así los pactos militares y de otra índole que ลล. UU. han impuesto al país. Estos objetivos antiimperialistas de la revolución se entrelazan con los objetivos agrarios. Postulamos una reforma agraria radical que liquide el latifundio y los resabios precapitalistas, dé tierras a quienes deseen trabajarlas y asegure una efectiva propiedad individual del trabajador del campo, junto a la existencia de un importante sector agrario nacionalizado y el estímulo efectivo y responsable a las cooperativas agrarias. Se dará un poderoso impulso a las fuerzas productivas; se incrementarán la industria, la agricultura y la ganadería y se modificarán las condiciones de miseria y atraso social en que vive nuestro pueblo. El gobierno revolucionario llevará a cabo una amplia política de bienestar, de ascenso del nivel material y cultural de las grandes masas.

Para conquistar este gobierno es necesario un gran frente que agrupe a la mayoría de la población: la clase obrera, los


campesinos, las grandes masas trabajadoras, la pequeña burguesía urbana, la intelectualidad, la burguesía nacional. La unidad de estas clases y capas sociales en un gran bloque dirigido por la clase obrera en alianza con los campesinos es el Frente de Liberación Nacional.

En torno de esta tesis referente a las fuerzas sociales en estado potencial de participar en la revolución agraria y antiimperialista, se han producido diálogos entre nuestro Partido y otros sectores. Unos conciben el proceso revolucionario desde un ángulo nacionalista que rebaja la función histórica de la clase obrera en América Latina; otros contraponen falsamente el papel de las masas del campo o de la pequeña burguesía intelectual al del proletariado. También otros, a la vez de sostener la adopción de una ideología nacionalista burguesa por el movimiento revolucionario, niegan toda posibilidad de ganar a los sectores avanzados de la burguesía nacional o de neutralizarla en su conjunto.



Si afirmamos que la revolución madura objetivamente en las entrañas de la sociedad uruguaya y en toda América Latina, el más importante problema consiste en construir la fuerza social capaz de llevarla a cabo; es decir, forjar el movimiento de todas las clases y capas sociales nacionales y populares, que, en última instancia, será capaz de conducir a las grandes masas a la lucha por el poder. Ello nos reclama no sólo una estrategia acertada, sino también una táctica justa, más amplia y flexible que esa estrategia; pero, en última instancia, subordinada a ella. Es necesario saber unir una clara perspectiva revolucionaria con la conciencia de la etapa político-social que se está viviendo. Dicho de otro modo, se trata de advertir por qué caminos avanzará desde hoy nuestro pueblo si quiere acercarse a la hora revolucionaria. Y estos temas, camaradas, no son ahora, en nuestra América Latina, meros problemas teóricos.

La revolución no puede ser nunca el producto — como se piensa en algunos sectores de las capas medias — de un impacto genial que despierte súbitamente la emoción del pueblo o de ciertas acciones individuales o de grupos, aislados de las masas. Comprenderá siempre y antes que nada, además de los procesos objetivos, la capacidad de movilizar, organizar y conducir a la lucha a las multitudes populares. Entre otras cosas, el marxismo se diferencia del "blanquismo" y del anarquismo, por la valoración del papel de las masas en todos los aspectos de la acción revolucionaria, inclusive de un


Kennedy, que distaba muchísimo de ser un Lincoln; el racismo impera en el Sur casi hasta los límites de la esclavitud; el gobierno trata de sofocar por todos los medios la libre determinación de los pueblos pequeños y débiles; la nación está dividida en condiciones más graves que en las vísperas de la guerra de separación; la injusticia, el robo, el gangsterismo, la mala fe, la rapiña, el chantaje, la amenaza, el crimen — todo ese espíritu inferior, en fin, de que el imperialismo hace gala — suscitan el odio universal hacia los amos de Estados Unidos. Mietras tanto, ¿dónde está Lincoln? Tal vez no venga todavía, pero tendrá que venir, con su lógica y sus ojos grises, a decir su palabra de admonición y de esperanza. Porque si no viene, todo cuanto puso en pie hace cien años va a derrumbarse con un fragor bárbaro, que apagará el del Niágara, donde cada día se despeña el San Lorenzo en busca de la mar.


Date: 2016-01-14; view: 363


<== previous page | next page ==>
Pendekatan Teori Genetika | Información varia
doclecture.net - lectures - 2014-2019 year. Copyright infringement or personal data (0.002 sec.)