Home Random Page


CATEGORIES:

BiologyChemistryConstructionCultureEcologyEconomyElectronicsFinanceGeographyHistoryInformaticsLawMathematicsMechanicsMedicineOtherPedagogyPhilosophyPhysicsPolicyPsychologySociologySportTourism






PERO CUANDO LLEGÓ LA 12a NOCHE

Ella dijo:

 

He llegado a saber, ¡oh rey afor­tunado! que el saaluk, mientras la concurrencia escuchaba su relato prosiguió diciendo a la joven:

Después que mi tío dio con la babucha en la cara de su hijo, que estaba allí tendido y hecho carbón, me quedé prodigiosamente sorpren­dido ante aquel golpe. Y me afligió mucho ver a mi primo convertido en carbón, ¡tan joven como era! Y en seguida exclamé: “¡Por Alah! ¡oh tío mío! Alivia un poco los pesares de tu corazón. Porque yo sufro mu­cho con lo que ha ocurrido a tu hijo. Y sobre todo, me aflige verlo convertido en carbón, lo mismo que a esa joven, y que tú, no contento con esto, le pegues con la suela de tu babucha.” Entonces mi tío me contó lo siguiente:

“¡Oh sobrino mío! Sabe que este joven, que es mi hijo, ardió en amo­res por su hermana desde la niñez. Y yo siempre le alejaba de ella, y me decía: “Debo estar tranquilo, porque aún son muy jóvenes.” Sin embargo, eché a mi hijo una reprimenda terri­ble y le dije: “¡Cuidado con esas ac­ciones que nadie ha cometido hasta ahora, ni nadie cometerá después! ¡Cuenta que no habría reyes que tuvieran que arrastrar tanta vergüen­za ni tanta ignominia como nosotros! ¡Y los correos propagarían a caballo nuestro escándalo por todo el mun­do! ¡Guárdete, pues, si no quieres que te maldiga y te mate!” Después cuidé de separarla a ella y de sepa­rarle a él.

Así, pues, cuando mi hijo vio que le había separado de su hermana, debió fabricar este asilo subterráneo sin que nadie lo supiera; y como ves, trajo a él manjares y otras cosas; y se aprovechó de mi ausencia, cuando yo estaba en la cacería, para venir aquí con su hermana.

Con esto provocaron la justicia del Altísimo y Muy Glorioso. Y ella los abrasó aquí a los dos. Pero el suplicio del mundo futuro es más terrible todavía y más duradero.”

Entonces mi tío se echó a llorar, y yo lloré con él. Y después excla­mó: “¡Desde ahora serás mi hijo en vez del otro!”

Pero yo me puse a meditar durante una hora sobre los hechos de este mundo y en otras cosas: en la muerte de mi padre por orden del visir, en su trono usurpado, en mi ojo hundido, ¡que todos veis! y en todas estas cosas tan extraordinarias que le ha­bían ocurrido a mi primo, y no pude menos de llorar otra vez.

Luego salimos de la tumba, echa­mos la losa la cubrimos con tierra y dejándolo todo como estaba antes, volvimos a palacio.

Apenas llegamos oímos sonar ins­trumentos de guerra, trompetas y tambores, y vimos que corrían los guerreros, Y toda la ciudad se llenó de ruidos, del estrépito y del polvo que levantaban los cascos de los caballos. Nuestro espíritu se hallaba en una gran perplejidad, no acer­tando la causa de todo aquello. Pero por fin mi tío acabó por preguntar la razón de estas cosas, y le dijeron: “Tu hermano ha sido muerto por el visir, que se ha apresurado a reunir sus tropas y a venir súbitamente al asalto de la ciudad, Y los habitantes han visto que no podían ofrecer resis­tencia, y han rendido la ciudad a discreción.”



Al oír todo aquello, me dije: “¡Se­guramente me matará si caigo en sus manos!” Y de nuevo se amonto­naron en mi alma las penas y las zozobras, y empecé a recordar las desgracias ocurridas a mi padre y a mi madre, Y no sabía qué hacer, pues si me veían los soldados estaba per­dido Y no hallé otro recurso que afeitarme la barba, Así es que me afeité la barba, me disfracé como pude, y me escapé de la ciudad. Y me dirigí hacia esta ciudad de Bag­dad, donde esperaba llegar sin con­tratiempo y encontrar alguien que me guiase al palacio del Emir de. los Creyentes, Harún Al Rachid, el califa del Amo del Universo, a quien quería contar mi historia y mis aven­turas.

Llegué a Bagdad esta misma no­che, y como no sabía dónde ir, me quedé muy perplejo. Pero de pronto me encontré cara a cara con este saaluk, y le deseé la paz y le dije: “Soy extranjero;” Y él me contestó: “Yo también lo soy,” Y estábamos hablando, cuando vimos acercarse a este tercer saaluk, que nos deseó la paz y nos dijo: “Soy extranjero.” Y le contestamos: “También lo somos nosotros.” Y anduvimos juntos hasta que nos sorprendieron las tinieblas. Entonces el Destino nos guió feliz­mente a esta casa, cerca de vosotras, señoras mías,

Tal es la causa de que me veáis afeitado y tenga un ojo saltado.” Cuando hubo acabado de hablar, le dijo la mayor de las tres donce­llas: “Está bien; acaríciate la cabeza y vete.”

Pero el primer saaluk contestó: “No me iré hasta que haya oído los relatos de los demás.”

Y todos estaban maravillados de aquella historia tan prodigiosa, y el califa dijo al visar: “En mí vida he oído aventura semejante a la de este saaluk.”

Entonces el primer saaluk fue a sentarse en el suelo, con las piernas cruzadas, y el otro dio un paso, besó la tierra entre las manos de la joven, y refirió lo que sigue:

 


Date: 2015-12-24; view: 361


<== previous page | next page ==>
As most people prepare for a self-indulgent Christmas,others are finding ways to make it an exceptional time for the less fortunate. | Óïð. 7. Âñòàâüòå àðòèêëü, ãäå íåîáõîäèìî.
doclecture.net - lectures - 2014-2018 year. Copyright infringement or personal data (0.001 sec.)