Home Random Page


CATEGORIES:

BiologyChemistryConstructionCultureEcologyEconomyElectronicsFinanceGeographyHistoryInformaticsLawMathematicsMechanicsMedicineOtherPedagogyPhilosophyPhysicsPolicyPsychologySociologySportTourism






Las costumbres españolas

 

Como ocurre en todas partes, no existe un estereotipo del español. Los hay alegres y tristes; rubios y morenos; tacaños y generosos; trabajadores y perezosos. Pero sí existen unas costumbres que sorprenden al extranjero que visita España.

 

La primera es el horario: todo sucede más tarde. No hay una hora fija para el desayuno; todo depende de cuándo uno entra a trabajar. De todos modos no es costumbre desayunar en casa; como mucho, un café bebido. Por eso son tan importantes el café y el bocadillo de media mañana, en una pausa en el trabajo.

 

Los españoles almuerzan entre la una y media y las dos. El que puede echa la siesta. Hay que notar que desde la una y media hasta las cinco las tiendas están cerradas, lo que tanto fastidio provoca entre los turistas. Eso también se llama “la siesta”.

 

La actividad de los colegios y del mundo de trabajo empieza generalmente entre las 8 y 9. Y de las tiendas a las 10. La hora del almuerzo es entre las 2 y las 3 de la tarde. En el trabajo a mediodia se suele utilizar uno o dos horas para comer. Es normal hacerlo con compañeros y disfrutar de la sobremesa con un cafe´ y una animada charla.

 

En cuanto a los comercios se cierra siempre a mediodía de 2 a 5, lo que provoca fastido entre los turistas. Se mantienen abiertos hasta las 8.30 de la tarde. Los domingos no abren.

 

El horario de trabajo suele finalizar entre las 6 y 7 de la tarde, pero muchos españoles tienen que hacer horas extras para ganar un poco más.

 

En España cenan tarde: la familia cena sobre las 8 y las 10, aunque algunas veces a media tarde se toma la merienda, obligatoria para los niños.

 

A las 12 empieza la famosa marchaespañola cuando todo el mundo sale de casa a tomar unas copas y a divertirse a gusto. Buena parte de la vida de los españoles pasa en la calle. Según estudios, la densidad de bares, cafeterías y restaurantes es de 7 por cada 1000 habitantes. Lo que mas encanta a los visitants de España es su vida nocturna. Cuando en todos los países la gente va a acostarse, os españoles sólo se están preparando para salir. Las noches de sábado son una locura y la gente se acuesta a las 4 o 5 de la mañana.

Los jovenes hacen "botellón" que consiste en reunirse varios amigos con bebidas, hielo y vasos y pasar la noche bebiendo y charlando en la calle.

 

El comportamiento de los españoles en los restaurantes y bares a la hora de pagar.

1)Si la cantidad es pequeña, no se puede pagar sólo su consumción,pagan por turno

2)Y si es mayor, se divide en total entre todos, sin pensar que uno ha comido más que otro.

3) Si "poner bote" quiere decir todas personas ponen dinero juntos para pagar algo

4) Pagar a escotees dividir el total de la cuenta entre el número de comensales.



 

En España hay ciertos temas tabú. No se suele hablar de la muerte; no se debe preguntar la edad de la gente y está muy mal visto hablar de dinero, sobre todo, si se tiene. Nadie dice “gano mucho” o “gano bastante”, sino “no puedo quejarme” o “voy tirando”. Pero se habla mucho, eso sí, y demasiado alto según los visitantes. No es necesario conocer a alguien para hablar con él durante horas. Y hay veces cuando la conversación se termina sin saber el nombre del interlocutor.

 

“FIN DE SEMANA EN LA CALLE”

A los extranjeros que visitan España les llama mucho la atención la cantidad de gente que hay en la calle. Y la cantidad de bares. Es seguramente la versión moderna de la tradición mediterránea del ágora, de la plaza como lugar de encuentro. Y es que el “hobby nacional” es, sin duda alguna, hablar. Se habla en la calle, en los restaurantes, en la terraza, con los amigos o con la familia. Y se habla generalmente en torno a una mesa, o en una barra del bar, casi siempre bebiendo o comiendo.

Los fines de semana mucha gente sale de las grandes ciudades. Son muchos los que tienen una segunda residencia, en el campo o en la playa. Muchas familias se reúnen en la antigua casa familiar, en el pueblo. El problema es la vuelta a casa el domingo. Sufrir un atasco (mucho tráfico) impresionante para entrar en la ciudad es casi inevitable.

Los que se quedan en la ciudad, salen. Y salen mucho. Por ejemplo, al mediodía, antes de comer van a tomar un aperitivo. Un paseo, unas cañas y unas tapas en una terraza al sol, son para muchos el máximo placer de un domingo. Luego se come en familia, muy tarde, sobre las tres o pasadas las tres. Se come en la propia casa, en la casa de los abuelos, o en casa de tíos o de los hermanos. O si no en un restaurante.

Por las tardes hay larguísimas colas en los cines y las calles céntricas están llenas de paseantes.

 

Las noches de los viernes y de los sábados, las ciudades están también muy animadas y hay tráfico hasta la madrugada: gente que va o que viene de los restaurantes, gente que entra o sale de los espectáculos y grupos de jóvenes que van a bailar o a tomar algo.

 

Otra de las cosas que puede sorprender al visitante es lo poco planeado que está el ocio. Muchas veces nos encontramos con alguien, sin haber decidido muy bien qué vamos a hacer. Nos citamos a una hora no muy exacta (“a eso de las nueve”, “sobre las diez”,…) y luego “ya veremos”. Se toma algo en un sitio y, al cabo de un rato, el grupo se traslada a otro lugar, lo que también sorprende a muchos extranjeros. Y es que, para los españoles, es más importante con quien se está que dónde se está.

En los últimos años, la práctica de deportes se ha puesto de moda y son muchos también los que organizan su tiempo libre y sus fines de semana en torno a su deporte favorito: la bicicleta o el tenis, el esquí o el golf, el jogging, el fútbol o la vela… Pero, ojo, siempre con amigos… y hablando.

 


Date: 2015-12-24; view: 702


<== previous page | next page ==>
Bankers and the public sector may both be enemies of growth | Las fórmulas y ritos sociales
doclecture.net - lectures - 2014-2019 year. Copyright infringement or personal data (0.002 sec.)